Decálogo: Red de Cámaras de Comercio de Colombia

Desde el año 2009 la Red de Cámaras de Comercio de Colombia ha adoptado instrumentos de autorregulación, consagrándolos en sus estatutos y Códigos de Etica y Buen Gobierno Corporativo y en tal sentido viene actuando con principios que se sintetizan en el siguiente Decálogo:

  • Estricto cumplimiento de las normas sobre conflictos de interés, inhabilidades, incompatibilidades y prohibiciones de sus funcionarios, Presidentes o Directores Ejecutivos y su Junta Directiva.

  • Privilegio de los intereses generales del empresariado y actuación de sus miembros de Junta Directiva bajo principios de igualdad, respeto por lo colectivo y por el ámbito de la gestión administrativa.

  • Obrar por parte de sus Presidentes o Directores Ejecutivos y las Juntas Directivas, de acuerdo con los deberes de lealtad, buena fe y diligencia contemplados en la legislación mercantil para los administradores de las sociedades comerciales.

  • Cabal cumplimiento de las normas reglamentarias y de autorregulación establecidas en los Códigos de Buen Gobierno en cuanto a la estructura, composición, periodo, funciones, convocatoria, reuniones y comités de sus Juntas Directivas.

  • Adopción de las medidas necesarias para el acatamiento de sus manuales de contratación, con fundamento en los principios de transparencia, responsabilidad, selección objetiva, eficiencia en el gasto y economía, atendiendo la naturaleza privada de las Cámaras y la fuente de los recursos utilizados para el efecto.

  • Implementación de los mecanismos que garanticen la transparencia, fluidez e integridad de la información relevante para sus grupos de interés, brindando un tratamiento equitativo para todos los candidatos durante el proceso electoral de Junta Directiva, estableciendo la instancia, persona u órgano ante quien los candidatos podrán elevar sus solicitudes.

  • Cumplimiento del deber de informar por parte de los funcionarios de las Cámaras de Comercio sobre hechos que a su juicio impliquen o puedan implicar la violación de las normas que regulan las Cámaras o los principios éticos y de buen gobierno que las rigen.

  • Propicia iniciativas reglamentarias que establecen buenas prácticas, como la inducción para miembros de Juntas Directivas sobre la naturaleza, funciones y estructura de las Cámaras de Comercio, deber de administrar eficientemente los recursos privilegiando la visión regional, la gestión empresarial y la competitividad, así como la obligación de adoptar en los Códigos de Ética y Buen Gobierno un régimen sancionatorio para su incumplimiento e incorporarlo a los estatutos.

  • Abstención de cualquier actividad con fines políticos. Los miembros de las Juntas Directivas y los funcionarios de las Cámaras de Comercio no podrán obtener ventaja de la información, nombre o recursos de las Cámaras para postularse, hacer proselitismo u obtener beneficios políticos de ninguna clase.

  • Continuará, como lo ha venido haciendo desde 1999, impulsando Programas de Buen Gobierno para fortalecer el desarrollo y el buen obrar empresarial, tal como se ha logrado con la adopción de los primeros estándares de Buen Gobierno Corporativo en el país, y con el reconocimiento y acompañamiento de órganos de cooperación internacional y nacional.


Compartir facebooktwittergoogle+