Comidas fuera del hogar, servicios públicos y transporte, los que más contribuyeron a la inflación

1/18/2019

Manizales ocupó el octavo puesto a nivel nacional en materia inflacionaria en 2018, registrando una variación anual del Índice de Precios al Consumidor-IPC de 3,31%, -0,13 pp por debajo de la variación de precios a nivel nacional y -0,98 pp de la inflación reportada en la ciudad en 2017, entrando en la tendencia de normalización de precios dentro del rango meta del Banco de la República. Las ciudades con los mayores niveles de inflación fueron Barranquilla (3,69%), Medellín (3,69%), Sincelejo (3,47%), Cartagena (3,45) y Tunja (3,37%), mientras que las ciudades con los menores indicadores de inflación fueron Valledupar (2,37%), Villavicencio (2,43%), Florencia (2,65%), Quibdó (2,71%) y Santa Marta (2,73%).

A pesar de que la inflación en la ciudad logró seguir la tendencia nacional de disminución desde 2017, se muestra un ligero estancamiento de la misma durante gran parte del 2018 y un posterior repunte aproximadamente desde el tercer trimestre del año. Según el comportamiento de los diversos grupos de bienes y servicios, es destacable que todos, a excepción de alimentos, presentan variaciones de precios menores frente al 2017, siendo comunicaciones, otros gastos y diversión, los de mayor reducción con caídas por más de 4 pp de diferencia. Ahora bien, de los nueve grupos solamente cinco en la ciudad registraron inflaciones por debajo del total de la ciudad (3,31%), lo cual pone de manifiesto la inflexibilidad de algunos rubros como son educación, salud, vivienda y transporte que tuvieron variaciones del IPC del 4,78%, 4,65%, 4,54% y 4,17% respectivamente, que, en línea con la meta de política monetaria del país, estuvieron por encima de la misma.

Tomando como base el sistema de consulta del DANE es posible visualizar al interior de cada grupo de bienes y servicios cuáles fueron los componentes que más contribuyeron a la variación del IPC de 3,31% en Manizales:

• El grupo de alimentos registró una variación de precios de 2,23%, contribuyendo con 0,66 puntos a la inflación total de la ciudad. Al interior de este grupo, las mayores contribuciones se presentaron en comidas fuera del hogar, hortalizas y legumbres, lácteos, grasas y huevos. Presentaron variaciones del IPC de 5,03%, 4,85% y 3,31% respectivamente. En las comidas fuera del hogar, especialmente los almuerzos, una variación de 4,57% en los precios; en hortalizas y legumbres específicamente el fríjol, con una variación de 15,95%; y en lácteos, grasas y huevos, especialmente huevos con una variación de 8,93% y leche y sus derivados con una variación de 1,86%.
• El grupo de vivienda es el más representativo de la canasta familiar en Manizales, con una participación de 44,72%, una contribución de 1,48 puntos a la inflación total y una variación del IPC de 4,54%. Al interior de este grupo, los gastos de ocupación (arrendamientos) y combustibles fueron los de mayor contribución, presentando inflaciones de 3,71% y 7,54% respectivamente. En este último es de destacar la variación de precios de los servicios públicos: gas (5,59%), energía eléctrica (6,85%) y acueducto, alcantarillado y aseo (9,51%).
• El grupo de vestuario apenas contribuye con 0,03 puntos a la inflación total en 2018 en la ciudad, con una variación del IPC de 0,82%. Sin mayores niveles de contribución, vale la pena resaltar la inflación en los servicios de vestuario: en confección y alquiler (5,49%) y reparación y limpieza de calzado (11,65%).
• Salud presentó una contribución de 0,08 puntos sobre la inflación total, participando apenas con el 2,56%. A pesar de su baja contribución, las variaciones en los precios en algunos subgrupos fueron altos como los servicios de hospitalización (7,81%), consulta médica y especializada (4,55%), medicinas (5,04%) y gastos de aseguramiento privado y social (5,37%).
• El grupo de educación contribuyo con 0,22 puntos para la inflación total de la ciudad. Dentro de este, especialmente, el subgrupo de instrucción y enseñanza fue el de mayor aporte con una variación del IPC de 5,31%, donde las matrículas de educación básica, media y vocacional tuvieron una inflación de 6,99% y las de educación superior y no formal de 6,52%.
• El grupo de diversión registró una variación de precios de 1,75%, contribuyendo con 0,05 puntos a la inflación de la ciudad y participando con el 1,38%. A pesar de la baja contribución sobre la inflación en Manizales, se destacan algunos rubros que experimentaron incrementos importantes en los precios como jardines y productos para animales domésticos (4,12%) y servicios de turismo (5,33%).
• El cuarto grupo con mayor participación en la canasta familiar en Manizales es transporte, que contribuyó con 0,57 puntos a la inflación total y tuvo una variación del IPC igual a 4,17%. Al interior de este grupo, el de mayor contribución fue el transporte público, que registró una variación de 5,35%, en donde se destaca el transporte urbano, con variaciones de 9,68% en bus, 5,41% en buseta y 2,86% en taxi. Otro rubro importante de mencionar fue el de transporte personal, con una variación de 2,39%, que al interior se registraron inflaciones especialmente altas en gastos de funcionamiento (5,60%), como lo son servicios de parqueadero (2,238%) y batería (7,38%).
• En el grupo de comunicaciones la variación de precios fue de solo el 0,41%, apenas contribuyendo con 0,02 puntos a la inflación de la ciudad. En este grupo se destaca la variación negativa de precios en los servicios de telefonía móvil, especialmente en los equipos (-12,42%).
• El último grupo hace referencia a otros gastos que tienen una gran variedad de bienes y servicios de la canasta familiar. Este grupo registró una variación de 2,85%, contribuyendo con 0,21 puntos a la inflación y participando con el 6,24%. Entre los rubros que vale la pena destacar, que presentaron inflaciones relativamente altas, se encuentran: cigarrillos (24,59%), servicios de corte de cabello (3,42%), artículos de joyería en oro y plata (4,39%), relojes (4,45%), servicios financieros (4,93%), servicios bancarios (4,91%) y productos para la higiene corporal (2,61%).

De este modo, las cifras de inflación en 2018 son positivas para Manizales, las cuales manifiestan una estabilización en la dinámica de precios en la ciudad (en línea con la tendencia país), lo que envía señales de apalancamiento de las expectativas de inflación hacia los rangos metas del banco central, y contribuye a que las decisiones de gasto de los individuos se empiecen a normalizar luego de tres años continuos de inflaciones relativamente altas. Sin embargo, preocupa de cara al 2019 la baja flexibilidad de algunos grupos de bienes y servicios, posibles brotes inflacionarios sobre los alimentos debido al efecto del Fenómeno del Niño, la devaluación del peso colombiano y el incremento del salario mínimo más allá de la regla universal (IPC + productividad).

Adenda. Invitamos a todos nuestros lectores a conocer nuestro sitio web de Estudios Económicos: http://estudios.ccmpc.org.co/ donde buscamos contribuir al seguimiento de las principales variables macroeconómicas de la ciudad y el departamento, la generación y divulgación de información y conocimiento oportuno sobre la dinámica económica y empresarial de la región y la participación en diversos espacios de la ciudad en búsqueda del beneficio del territorio.

Estudios Económicos | http://estudios.ccmpc.org.co/
Unidad de Innovación y Desarrollo Regional
Cámara de Comercio de Manizales por Caldas
Teléfono: 8841840, ext. 506

Compartir facebooktwittergoogle+