Cambios en la metodología del Índice de Competitividad de Ciudades (ICC)

7/10/2019

Para la versión 2019 del Índice de Competitividad de Ciudades realizado por el Consejo Privado de Competitividad (CPC) y la Universidad del Rosario, se utiliza la metodología del Foro Económico Mundial llamada Índice Global de Competitividad (IGC) 4.0. El cambio metodológico tiene como propósito adaptarse a los nuevos retos del siglo XXI: las crisis financieras, la productividad como determinante del crecimiento económico y la revolución digital manifestada con su máxima expresión en el uso masivo de los datos. El cambio más relevante es la eliminación de la clasificación de las ciudades por etapas de desarrollo, la cual era utilizada para determinar la ponderación asignada a los diferentes factores. Con la nueva metodología se calcula un promedio simple de las puntuaciones de los pilares que lo conforman, bajo el sustento teórico de que la competitividad es un asunto integral en donde todos sus componentes son prioritarios, lo cual implica un trabajo transversal.

De igual forma, con respecto a los componentes del índice se presentan varios cambios, se pasa de 3 a 4 factores de competitividad y la nueva versión del ICC está conformada por: I) condiciones básicas, II) capital humano, III) eficiencia de los mercados y IV) ecosistema innovador. En la nueva versión se incluye el capital humano, bajo la premisa de que la productividad es un determinante profundo del crecimiento económico; por lo tanto, es necesario contar con una fuerza laboral altamente capacitada para, de esta manera, garantizar una mayor adaptación a los cambios inherentes a la cuarta revolución industrial. Dentro del factor capital humano se tienen en cuenta aspectos como la salud, la educación y la formación para el trabajo.

En resumen, el Índice de Competitividad de Ciudades 2019 toma como marco metodológico el Índice Global de Competitividad 4.0 del Foro Económico Mundial y está compuesto por los cuatro factores mencionados anteriormente y por 12 pilares (P1 Instituciones; P2 Infraestructura y equipamiento; P3 Sostenibilidad ambiental; P4 Salud; P5 Educación básica y media; P6 Educación superior y formación para el trabajo; P7 Entorno para los negocios; P8 Mercado laboral; P9 Sistema financiero; P10 Tamaño del mercado; P11 Sofisticación y diversificación; P12 Innovación y dinámica empresarial). La calificación final se obtiene del promedio de los puntajes registrados en cada uno de los 12 pilares. Debido a los cambios en cuestión no es comparable directamente con la versión anterior. El Consejo Privado de Competitividad, para garantizar la comparabilidad con respecto a 2018, realizó un recálculo para ese año, utilizando la nueva metodología para observar la evolución relativa de las ciudades presentes en la primera versión del ICC.

Compartir facebooktwittergoogle+