La educación aportó $660 mil millones de pesos al PIB de Caldas en 2016

9/27/2017

En el actual contexto de ciudad en donde desde el sector público, académico y privado se están impulsado diversas estrategias de promoción a Manizales como una ciudad universitaria a nivel nacional, vale preguntarse ¿que tan importante es el sector de educación en la economía del territorio? 
Pues bien, el sector de la educación aportó $660 mil millones de pesos al PIB de Caldas en 2016, es decir, el 5,1% del valor total de la producción departamental. De los $660 mil millones, $152 mil millones corresponden a educación de mercado, es decir a educaciones privadas, valor que resulta de multiplicar el número de alumnos matriculados por el valor estimado de la matrícula. En cuanto a los $508 mil millones restantes, corresponden a la educación de no mercado, es decir, la educación pública principalmente, y su valor es calculado por el DANE a través de las transferencias asignadas a la educación pública. Este último (la educación de no mercado) tiene un valor cada vez mayor en proporción con respecto a la educación de mercado. En el año 2000, el valor aportado del sector educativo al PIB provenía en un 68% de la educación de no mercado, con un valor 2,17 veces superior al de la educación de mercado, mientras que, en 2016, las proyecciones del DANE permiten calcular que el aporte a la educación proviene en un 77% de la educación de no mercado, con un valor 3,3 veces superior al de la educación de mercado.
En cuanto al crecimiento del valor que aporta la educación al PIB, se encuentra que en los últimos cinco años (2012-2016) la educación de mercado ha crecido a un ritmo de 1,9% anual con un valor máximo de 2,8% en 2012 y un valor mínimo de 1,3% en 2016, mientras que el ritmo de la educación de no mercado ha sido de 3,1%, con un máximo de 5,5% en 2012 y un mínimo de 2,1% en 2015. Cabe resaltar que la educación se ha consolidado como un sector que hace un gran aporte al crecimiento de la economía departamental. Al calcular el aporte al crecimiento de las diferentes ramas de la actividad económica, se obtiene que, del 1,8% que fue la variación del PIB departamental en 2016, la educación aporta el 0,14%, aunque en su mayoría corresponde a la educación de no mercado con un 0,12%. Comparando estas contribuciones con el resto de las actividades, la educación de no mercado es la quinta actividad con el mayor aporte al crecimiento del departamento. 
Frente a las condiciones laborales, el sector de educación, según la GEIH-DANE, para Manizales AM del total de 188.584 personas ocupadas durante 2016, 11.047 reportaron estar ocupadas en actividades relacionadas con la educación, es decir el 6% del total de ocupados de la ciudad. Con estos resultados, Manizales A.M. sería la octava ciudad con mayor proporción de ocupados en este sector entre las 23 ciudades y áreas metropolitanas. A su vez, dentro de los 11.047 ocupados en este sector, predominan los que trabajan en establecimientos que combinan diferentes niveles de educación (principalmente educación preescolar, básica y media) con 4.406 ocupados. Por su parte, el número de ocupados en la educación superior es igual a 3.742, el 34% de los ocupados en el sector. En cuanto a los ocupados en la educación no formal y la educación preescolar y primaria alcanzan los 1.683 y los 1.216 respectivamente. Los resultados también indican que Manizales es la segunda ciudad con mayor proporción de ocupados en la educación superior, después de Tunja. La proporción de ocupados en este sector alcanza así el 2%. Frente a los ingresos laborales, Manizales es la que cuenta con el ingreso promedio más alto en el sector educativo, con $2.101.769. 
En promedio los ingresos laborales de los diferentes sectores de la educación son superiores en Manizales A.M. que en el promedio de las otras 22 ciudades y arreas metropolitanas. Esta relación se cumple excepto para los empleados de la educación preescolar y primaria, donde el promedio de ingresos es de $791.935 en Manizales A.M. y de $1.068.770 para las otras 22 ciudades. Así, Manizales A.M. tiene el ingreso laboral promedio más alto en los establecimientos que combinan diferentes niveles de educación, el segundo ingreso laboral más alto en educación superior, después de Bogotá, y el cuarto ingreso laboral promedio más alto en la educación no formal, después de Florencia, Medellín y Popayán.
En general se puede decir que el sector educativo en Manizales y Caldas tiene un papel muy relevante dentro del crecimiento económico del territorio y moviliza recursos hacia los hogares, teniendo remuneraciones para sus ocupados más altas que las obtenidas en promedio para los demás sectores. De hecho, los ingresos laborales de los manizaleños que trabajan en el sector educativo tienden a ser superiores que en el resto del país. Estas cifras reflejan la importancia de un sector en la economía de la ciudad, como movilizador de recursos, pero también en su importante papel de formación de capital humano, variable esencial en el proceso de crecimiento económico de largo plazo de un territorio.
Para visualizar el Boletín completo consulte el siguiente link: La educación dentro de la economía caldense

 

Compartir facebooktwittergoogle+